Descubre la mayor exposición sobre la obra de David Lynch que podrás ver.

Sin duda una cita obligada para todo lynchiano es la exposición Silence and Dynamism que se celebra en el Centro de Arte Contemporáneo de Torún (Polonia), a iniciativa del festival de cine Camerimage, que tiene una gran relación con David Lynch. Esta exposición está abierta hasta el 18 de febrero y reune hasta 400 obras creadas por el director norteamericano: cuadros, dibujos y fotografías.

Si bien cabe reseñar que la gran mayoría de obras no tienen relación con su obra cinematográfica, si que hay algunas referencias a ellas. Podemos encontrarnos, por ejemplo, con una gran caja de cristal como la que aparece en Twin Peaks, con un holograma del Gigante (a estas alturas ya deberíamos llamarlo “Bombero”) en su interior.

Moisés H. Delgado ha visitado la exposición y ha realizado un gran artículo sobre la misma. Os dejo con un pequeño extracto y os invito a leer el artículo completo ya que no tiene desperdicio. Podéis acceder al artículo haciendo click aquí.

Pese a todo, durante todo el recorrido tenemos una impresión de déjà vu: «Silence and Dynamism» nos permite acceder a su creación desde una óptica nueva que cada visitante sabrá aprovechar en mayor o menor medida. El visitante de la exposición comprobará que muchas de las extrañezas que había visto en sus películas aparecen representadas en estos trabajos plásticos anteriores o posteriores a sus exponentes fílmicos: a veces como tema principal, otras como simples detalles más difíciles de descubrir. Quizás por no entrar en justificaciones David Lynch los redujo a lo más evidente: «Me gusta fotografiar fábricas y mujeres. Son mi principal inspiración». Por mucho que se empeñe hay mucho más, entre otros: máquinas misteriosas, miembros flotantes, hogares amenazados, fuego, escenarios y cortinas, números, armas, edificios abandonados, torres de alta tensión, cuerpos de mujer más o menos completos, bailes y, por descontado, muchos sueños (más bien pesadillas).