El premio fue entregado por el italiano Paolo Sorrentino.

Después del gran reconocimiento que tuvo David Lynch en Cannes, cuando fue ovacionado durante más de 5 minutos en la première de Twin Peaks, anoche le rindieron homenaje en Roma.

La Fiesta del cine de Roma le hizo entrega del “premio a la carrera” de manos del director italiano Paolo Sorrentino, quien lo definió como “el maestro”  y de quien dijo que sus obras demuestran que “lo desconocido está dentro de nosotros y que conocerse a sí mismo es un mito”.

Entre las cosas que dijo, nos llama la atención que reconoció haber escrito hace muchos años un guión escrito para realizar una película sobre La Metamorfosis de Kafka, pero que decidió no rodarla:

“El guion lo escribí hace muchos años pero la belleza de Kafka reside en que quede expresado con palabras. Es una historia llena de palabras y cuando terminé el guion me percaté de que quizá era mejor dejarlo como un libro”