Cuando parece que David Lynch ya no podía sorprendernos… ¡va y lo hace de nuevo!

El año pasado, con motivo del estreno de Twin Peaks, David Lynch concedió una entrevista al Telegraph inglés donde contó una historia, cuanto menos, sorprendente. Lynch “convivió” durante muchos años, en la época de Cabeza borradora, con 5 peluches de El pájaro loco, Woody Woodpecker, el popular personaje animado creado en 1940 por Walter Lantz.

Por lo visto, Lynch los recogío de una gasolinera en Los Ángeles, donde estaban como reclamo. Por el motivo que fuera, llamaron la atención de Lynch:

“Frené el coche en seco, di la vuelta y les salvé la vida”

Los peluches se convirtieron en sus 5 colaboradores diarios. Incluso le puse nombre a cada uno de ellos.

“Les puse de nombre Chucko, Buster, Pete, Bob y Dan, y eran mis asistentes y los tenía en mi oficina”.

No obstante, al cabo de un tiempo, la relación se truncó. Como en toda relación, la gente cambia… y los peluches también.

“Fueron mis amigos más queridos durante una época, pero entonces empezaron a desarrollar ciertos rasgos de carácter y dejaron de ser simpáticos. Ya no forman parte de mi vida”

Además de la foto que ilustra esta noticia, podemos ver un impagable documento gráfico con un video que David grabó para promocionar Cabeza borradora. En él, además de dar las gracias al cine Nuart de Los Ángeles que proyectaba la película, presentaba a los cinco peluches y expresaba lo que sabían y pensaban.

“Ellos saben que hay mucho sufrimiento en el mundo, pasaron muchos años colgados de pequeños ganchos metálicos en Sunset Boulevard. Pero me dicen que, en el fondo de todo, hay una felicidad constante, y, cuanto más tiempo paso con ellos, más lo creo”.