Echamos un vistazo a las memorias del director norteamericano.

Para alguien a quién no le gusta explicar las cosas, escribir una biografía no debe ser plato de buen gusto así que para tal efecto David se ha rodeado de Kristine Mckenna, periodista y amiga íntima de Lynch, para que le ayude a redactar este libro.

No es una biografía al uso, ya avisamos. Cada capítulo está estructurado en dos mitades. La primera de ellas está escrita por Kristine, a partir de más de cien entrevistas inéditas con ex-parejas, amigos, familiares, colegas, etc. de Lynch. A través de ellas se cuenta una historia sobre la vida del director. Al ser entrevistas realizadas expresamente para el libro, nos encontramos con centenares de hechos desconocidos para el lector, por lo que si alguien muy puesto en la vida de David pensaba que no encontraría apenas nuevas sorpresas está francamente equivocado.

La segunda parte de los capítulos está escrita por David tras leer lo que ha escrito Kristine. David se encarga de matizar elementos, añadir otros nuevos y de escribir todo lo que le viene a la mente a partir de ese prefacio que le sirve para refrescar recuerdos y hacer brotar cosas quizás ya olvidadas en su mente. Así se consigue un relato mucho más fresco que enfrentarse sólo a una hoja en blanco. Es maravilloso ver como David corrige a sus familiares y amigos o matiza ciertas cosas que se dicen sobre él varias páginas antes, lo que nos permite ver como ve David ciertos aspectos de su vida y, a la vez, cómo lo veían la gente que estaba junto a él. Especialmente interesante me han parecido los capítulos dedicados a su juventud, a antes de ser famoso. Los testimonios de Alan Splet o Jack Fisk, algunos de los que le acompañaron en sus primeros años de inquietud en las artes, son maravillosos y dibujan a un David desconocido para el gran público. Anécdotas como las veces que ha sido detenido (que fueron varias) son dignas de leer.

David indicó que en internet hay demasiadas mentiras sobre su vida, por lo que uno de sus objetivos con este libro era el tener un lugar en el que poder consultar las cosas con veracidad. Y a bien que lo ha conseguido, ya que el libro está plagado de detalles tanto de su vida como del proceso creativo que le ha llevado a realizar todas sus obras. El libro abarca incluso el periodo de la tercera temporada de Twin Peaks, por lo que se puede decir que no deja ningún aspecto cojo. Recuerdo leer hace muchos años “David Lynch por David Lynch” de Chris Rodley y llegar al final con una sensación agridulce ya que, aunque el libro me encantó (aun hoy es uno de mis favoritos acerca del director norteamericano), no había un capítulo dedicado a hablar de Mulholland Drive o INLAND EMPIRE y me habría encantado poder leerlos (creo que la reedición del libro ya incluye capítulos sobre estas películas, pero no llegó a España).

Sólo puedo decir que Espacio para soñar es un libro imprescindible para cualquier seguidor de Lynch o del cine en general. Es de una riqueza maravillosa y entra a formar parte de mis destacados desde ahora mismo. Qué año tan maravilloso que hemos podido disfrutar de libros como este Espacio para soñar o de Universo Twin Peaks, dos de los mejores libros sobre el director norteamericano que podemos disfrutar hoy en día (el segundo dedicado sólo a la famosa serie).

Espacio para soñar está editado por Reservoir Books y podéis comprarlo aquí.