Una vez terminada la temporada, mostramos 5 motivos para animar a los que todavía no la hayan visto.

El diario argentino La Nación nos da 5 razones por las que nadie debería perderse la temporada de Twin Peaks que acaba de terminar.

1. Provoca diversas emociones
Twin Peaks es críptica, pero no fría; todo lo contrario, pocas series juegan tanto con las sensaciones y sentimientos del espectador. Lynch, que coescribió los guiones con Frost y dirigió todos los episodios de esta nueva temporada, es un gran manipulador. Puede crear suspenso y aterrorizarnos con una caja de vidrio vacía en el medio de una habitación; hacernos reír con juegos de palabras un poco bobos, y también es capaz de entregarnos la escena romántica perfecta con música de Otis Redding. La puesta en escena, el diseño de sonido, el trabajo con los actores, todo está pensado para conseguir un efecto determinado, dejando en claro que el director podría hacer una película de cualquier género a la perfección, si decidiera abandonar sus búsquedas más experimentales.

Podéis leer el resto aquí.