El actor, quien interpretó al enano de Twin Peaks, lleva meses criticando y difamando al director norteamericano.

Michael J. Anderson, el actor que se hizo mundialmente famoso interpretando al enano de Twin Peaks lleva meses y meses cargando contra David Lynch de forma enfermiza. La más reciente fue el pasado domingo tras el estreno del retorno de Twin Peaks, cuando escribió en redes sociales:

«No pude ver Twin Peaks cuando se emitió porque era muy aburrida. Cada vez que la ponía, sólo veía a gente hablando en una habitación. Eso es todo. Y si aguantaba lo bastante como para oír lo que estaban diciendo, resultaba que no hablaban de NADA. Enseguida descubrí que no podía seguir el argumento porque NO HABÍA ARGUMENTO. Un hombre iba a un pueblo a investigar un asesinato. Eso es todo. No pasaba nada más. Sólo gente hablando en habitaciones».

El comienzo de dicha enemistad hay que buscarlo 2015, cuando se conoció que Lynch no iba a contar con él para el regreso de Twin Peaks. Michael entendió que era debido a que no quedaba dinero para contratarle tras haber fichado a estrellas de la talla de Naomi Watts o Monica Bellucci, con lo que las negociaciones para la vuelta del actor a la serie fracasaron.

Poco a poco la rabia se convirtió en odió y Michael hizo graves acusaciones sobre Lynch, acusándole de violaciones y asesinatos.

Acusó a Lynch de haber violado a su hija Jennifer, asesinar a Jack Nance y sugerir al propio Michael que se suicidara. Con cierta sorna e ironía, escribió:

“Por supuesto que él NO violó a su propia hija menor de edad y escribió luego una serie de televisión sobre ello. Por supuesto que ella NO vivió toda su vida amenazada por su padre si lo contaba. Él NUNCA asesinó a su ‘mejor amigo’. Y él DEFINITIVAMENTE NUNCA me sugirió que debía suicidarme”.

Nada más conocerse las declaracioens, Jennifer Lynch salió al paso de las mismas, desmintiendo dichos hechos de forma categórica.

Jack Nance era uno de los mejores amigos de Lynch. El actor, que interpretó a Peter Martell en Twin Peaks, falleció por una hemorragia interna causada por una paliza en una tienda tras discutir con unos chicos.

Desde entonces, ha criticado a Lynch en numerosas ocasiones. En una ocasión escribió:

«Trump ha redefinido lo que significa ser presidente de la misma manera que Lynch redefinió lo que supone que algo tenga sentido»