Dune - Críticas

Millonaria superproducción de Dino de Laurentiis, que adapta la monumental novela homónima de Frank Herbert y que, a su estreno, fue un fracaso de taquilla y crítica. Hoy, sin embargo, se le considera como un film de culto. Una de las primeras dificultades de la cinta fue comprimir el libro original de Herbert: dadas sus dimensiones, ello no iba a ser fácil. Fue inevitable suprimir o alterar a varios personajes y situaciones, además de simplificar interesante cuestiones filosóficas planteadas en la novela. Así y todo, la duración total del film fue de 137 minutos. (Posteriormente se editó un "director's cut", de 190 minutos). El resultado es una cinta épica con bella imágenes y casi-oníricas ambientaciones, todo acompañado de la excelente banda sonora del grupo Toto y de efectos especiales de Carlo Rambaldi (destacan los Navegantes y los gigantescos gusanos de arena). Kyle MacLachlan interpreta a un aceptable Paul Atreides (aunque luce muy mayor para ese papel); Kenneth McMillan consigue dar una siniestra imagen del barón Vladimir Harkonnen (su cuerpo lleno de repulsivas pústulas es un acierto); y el cantante Sting aparece como el malvado Feyd Rautha Harkonnen (pocas veces, pero todas con corrección). Y las apariencias de personajes como los Mentats, los Fremen, las Bene Gesserit, los soldados Harkonnen y los miembros humanoides de la Cofradía de Navegantes están bien logradas. Para los admiradores de la novela original, DUNE era una obra "infilmable", por más presupuesto y alta tecnología que se use en su realización. Una vez estrenada, fue despiadadamente comparada con el libro, siempre en busca de "pifias" que la minimizaran: por ejemplo, la añadidura del "arma sónica" de los Atreides; no aparece el hijo de Paul y su amada Chani (Sean Young); tampoco se muestra la polémica decisión final de Paul en desposar a la princesa Irulan (Virginia Madsen); y en la secuencia final, alejada de la de la novela, convertía al Kwisatz Haderack en casi un dios. Quizas debido a estos y otros ataques más, David Lynch no solo renegó de esta película (¡llegando a pedir disculpas publicamente!) sino que se alejó para siempre del género de la ciencia ficción clásica. Solo varios años después este film es valorado como se merece. El Sci-Fi Channel estrenó, en el año 2000, una ambiciosa miniserie que no logró opacar el recuerdo de la versión de 1984, pese a las ventajas de durar 270 minutos y contar con efectos especiales computarizados. Y es que el film siempre será un importante complemento para los admiradores de aquella obra clásica de la ciencia ficción: DUNE.

Eduardo Alberto Guzmán Novoa, en Quinta Dimensión

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, mostrar la caja de Facebook y otros elementos. Para saber más al respecto, pulsa aquí.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information